Crear una Marca Personal no es fácil por muchos manuales que proliferen con fórmulas mágicas y sencillo pasos. Requiere de tiempo, paciencia, estrategia,  confianza, creatividad… pero sobre todo » mucho autoconocimiento»

 

 

Las próximas semanas, aprovechando estos días de teletrabajo ( al que ya estábamos acostumbrados pero no en estas circunstancias…) iré compartiendo una serie de contenidos sobre el proceso de creación de una Marca Personal  y nuestra forma de trabajar.

Además de saber a dónde vamos, lo fundamental antes de emprender un viaje para llegar a la meta  es siempre ser consciente de nuestros recursos, capacidades y ser capaces de optimizarlas.

En definitiva conocernos.

Vamos a ello 🙂

El término arquetipo proviene del griego antiguo ( su combinación significa “patrón original”)

Como apasionada desde mis años jóvenes de la lengua helénica, en los últimos años me he dedicado  a indicar mucho sobre él.  Este término ha sido utilizado en teorías de la psique humana desde tiempos remotos.

Los arquetipos representan las motivaciones fundamentales de los seres humanos según hemos ido evolucionando, y por tanto evocan incluso las emociones más profundas.                                                                  ( hablaremos de ellas como la gasolina para nuestro motor)

Es aquí donde los arquetipos,  a pesar de muchas veces ser el más olvidados  juegan un papel fundamental en la #MarcaPersonal.

Resulta imprescindible  saber quiénes somos, conocer nuestro «yo» más profundo…

Y sobre todo,  sobre ello, crear nuestra hoja de ruta:

el rumbo de nuestra vida, asumir el control,  tomar las decisiones,  gestionar las emociones del camino y caminar cara a nuestros objetivos vitales y profesionales.

Estos son los 5,  sobre los que siempre trabajamos durante el proceso:

 

El Servidor

Busca siempre proteger  y tener en cuenta a los demás. Ayudar, cooperar.  Personas compasivas por naturaleza. Responden a  que su:

Mayor miedo: egoísmo e ingratitud.
Debilidad: martirizarse y ser explotado. Le  cuesta tomar decisiones, decir no,  escaparse de lo que a veces incluso le bloquea y hace daño.
Talento: compasión, generosidad.

 

El Ídolo/ Referente

Busca siempre demostrar su valía, tener  soluciones para todo.  Persona «resolutiva» Líder.

Mayor miedo: debilidad, vulnerabilidad, “ser un cobarde”.  En algunas ocasiones. el ser visto. así.
Debilidad: arrogancia, siempre necesitar otra batalla que luchar.
Talento: competencia y coraje.  Transmite positivismo, si quieres puedes.

 

El Rebelde

Busca siempre cambiar lo que no está funcionando ( o lo que él cree que no está funcionando). Es impulsivo e inconformista por naturaleza. Nunca pasa desapercibido. La disrupción,  el choque son sus armas.

Mayor miedo: impotencia o ineficacia.
Debilidad: «pasarse al lado oscuro»
Talento: extravagancia, libertad radical.

 

El » Culo Inquieto» / Explorador

Busca y persigue sin descanso la libertad. Descubrir, no estancarse. No soporta la sensación de rutina. Le gusta la improvisación, el riesgo.

Encontrarse a uno mismo a través de estos procesos. Adora lo auténtico.

Mayor miedo: estar atrapado, conformismo, vacío interior.
Debilidad: viajar sin rumbo, convertirse en un inadaptado. Nunca acaba de encontrar su sitio.
Talento: autonomía, ambición, ser auténtico.

 

El Bufón

Busca la diversión por encima de todo. Nunca se preocupa y siempre pone el toque de humor. Siempre con una broma en la boca, es el centro de atención y la diversión allí donde va.

Mayor miedo: aburrirse o aburrir a otros.
Debilidad: frivolidad, perder el tiempo.
Talento: alegría.

¿ Te identificas con alguno de ellos?

 

Aunque es un resumen muy breve ( todos ellos se dividen después en arquetipos compuestos que iremos viendo ), esta primera identificación sirve para empezar ya a asentar la primera piedra en el camino de creación de tu marca personal.

Todo ellos pueden darte mucha información tanto a nivel de tu vida personal como profesional.

Lo iremos viendo en próximos post 🙂

Leave a comment